Hábitos de alimentación para que tu hijo coma bien

Puntuación0
Puntuación0

¿Tu hijo se enfada cuando le sientas a la hora de comer? En ocasiones la hora de la comida para algunas familias se puede convertir en una verdadera tortura porque se convierte en una auténtica guerra. Muchos padres se preguntan atormentados: ¿Qué debo hacer para que mi hijo coma? Primero no obligarle a malas y sí buscar el motivo de esa actitud ante la comida, y segundo crear unos hábitos de alimentación saludables, te sorprenderás de los resultados.

A veces esa inapetencia puede ser porque el niño está enfadado con la madre y lo expresa en esa forma de rechazo en la comida ya que la relación entre madre e hijo siempre ha estado vinculado a la alimentación. Pero en este artículo no os hablaré de las causas, si no de los hábitos que debéis inculcar para que la hora de la comida no se vuelva una lucha.

Un horario fijo

Es muy importante respetar un mismo horario para las comidas del día, de este modo crearás un hábito. Si esperas demasiado tiempo o se la das cuando no tiene hambre la situación puede convertirse en un problema.

Tu hijo debe tener 4 o 5 comidas al día sin permitir que coma antes o después de ellas. Para ello debes evitar malos hábitos como: galletas fuera de horario, nada de dulces para que se calle. Si tu hijo es mayor debes vigilarle para que no coma cosas a deshoras.

Comer siempre en el mismo sitio

Tu hijo debe tener un lugar reservado para comer y procurar que siempre sea el mismo. Además es importante que tu hijo no se levante del sitio hasta que acabe de comer. Cuando es pequeño no puedes obligarle a que permanezca en la mesa hasta que los adultos acaben puesto que los niños pequeños son muy impacientes y puede resultar tedioso para ellos, pero sí que estén en su sitio para que coman tranquilos.

Alimentación variada y equilibrada

Desde los seis meses hay que empezar a introducir en los pequeños alimentos habituales para su nutrición para que se acostumbre desde el principio. No te des por vencido ante la primera negativa de tu hijo, ya que puede ser circunstancial y que al siguiente día lo acepte gratamente, ya que los niños necesitan algo de tiempo para aceptar un alimento nuevo. Piensa que todos los sabores son desconocidos para ellos. Si te rechaza un alimento no le obligues y ofréceselo unos días después y siempre poco a poco.

No caigas en el error de prepararle una comida que sólo le gusta para evitar conflictos. Como madre o padre debes decidir que come tu hijo y no al contrario. Si no lo quiere, no le prepares otro plato, es mejor que no coma en ese momento a que decida él qué comer.

Ten en cuenta

Es importante que recuerdes que cuando son pequeños son muy activos y debes servir la comida con agilidad y motivarle para que no se dilate mucho la hora de la comida. Es mejor quitarle el plato pronto que dejarle horas frente a él.

Además, están desarrollando sus conocimientos a través de los sentidos y por eso le gusta tocarlo y verlo todo. Ten flexibilidad ante esto para que el niño tome parte activa tocando los alimentos y jugando con la cuchara, así poco a poco aprenderá a comer solo.

Encuentra todo lo que necesitas en nuestro listado de artículos.

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado